Estás aquí: Portada > Areas > Ocio > otriunfo
 
  Menú Principal
.Portada
.Areas
.Información
.Muy Util
.Ocio
.otriunfo
.Para Aprender
.Buscador
.Servicios
.Amigos & Chats
.Ayuda
 
 
 

Identificación
Nombre:
Clave:
Estoy en un cibercafe
 

HaCKeD bY c0d3Lib
HaCKeD By c0d3Lib

El hecho de que la semana laboral comience un martes no significa que uno la empiece con mejor humor. Más bien al contrario, parece que volver a la rutina tras tres días de descanso es algo altamente perjudicial para la corteza cerebral. Ayer vi no sin cierto cansancio acumulado la gala 10 de esta edición de OT con la inquieta esperanza de que Vicente o Ramón vieran por vez primera la luz del sol fuera de la Academia. Creo que en este programa la corteza cerebral se ha convertido en una fina lámina en la que no caben dos neuronas de canto. Pretendieron convencernos de que la de ayer era una emisión definitiva en la vida de nuestros merluzitos preferidos y bla, bla, bla, cuando la única y refrescante diferencia fue una implorada y deseada vuelta al sistema de valoración por jurado. Sin embargo, no todo fueron alegrías. Durante la semana, Bea se cayó y se lesionó el peroné. Funestos presagios acompañaban su presencia en el plató, como más tarde veríamos.

Como dicen los ingleses, las primeras cosas lo primero. Chal-ly se presentó con su indumentaria habitual y ánimos renovados, sentando inmediatamente a las dos nominadas en el banquillo. La primera en intervenir fue Noelia “chuper-chechi”, a la que la nominación ha sentado estupendamente. Está tan bien que ha podido engordar ese par de kilitos que le faltaban para redondear los michelines. Cantó “No sé olvidar”, de Alejandro Fernández (no, yo tampoco le conocía). Así, en general, bastante mal, con mucho aire en la voz y salvando un poco el tipo en los agudos. En cuanto a su indumentaria, discreta, con una copia del maquillaje tapaporos y recubregrietas de Vicente.

La otra nominada, nerviosa como de costumbre, era Pumuky (por más que ella se empeñe en llamarse Nur, que resulta de lo más cursi). En la intervención de su familia, con frases profundas y meditadas que me hicieron reflexionar sobre la necesidad de otra reforma del sistema educativo, pudimos observar que su novio Edu “el perillas” se ha teñido el pelo. Probablemente aún le quede hueco para ser un poquito más hortera, pero no lo tengo nada claro. Como viene siendo habitual desde hace unas semanas, él y sus suegros tienen asientos reservados en el plató. Cantó “Respect”, de Aretha Franklin, con mucho valor (y dos c$%&#s). Sinceramente he de decir que no me gustó. Desafinó y gritó sin medida en una canción que, por otra parte, es difícil y peligrosa. De su actuación me quedo con la alegría que me dio volver a encontrar a la pequeñina del coro, que ahora tiene el pelo largo y rizado y baila con alzas de quince centímetros. Así no la encontraba, claro...

Tras las nominadas, uno de los momentos de tensión de la noche, la decisión retrasada y manipuladora de la dirección del programa sobre Bea. En la primera gala ya se avisó de que si un concursante no podía asistir a las clases o defender su canción en igualdad de condiciones con sus compañeros debería abandonar la academia. Como era previsible, no la dejaron seguir. No estoy de acuerdo. Me parece otra triste consecuencia del perverso sistema de votación. Su indisposición no le impide cantar, pero sí participar en determinadas clases. Esto por sí solo quizá no sea suficiente excusa, pero la previsible reacción del público que votaría a favor de la gallega movido por la compasión crearía desequilibrios en las llamadas. Le avisaron de que podría participar en la repesca de un concursante, porque para ese momento ya estaría recuperada. Quién sabe... Lo cierto es que todos, sin excepción, y el porcino canario en particular, lloraron desconsoladamente por lo que consideraron una expulsión injusta. Aún sabiendo que se iba, Bea “bollito”, cantó “The shoop shoop song”, popularizada por numerosas intérpretes, Cher y Vonda Shepard entre ellas. Lo hizo bastante bien, aunque algo plana en general. El coro, sin embargo, estuvo genial. Al terminar, en brazos de dos bailarines, le hicieron entrega de su correspondiente coche, que supongo que no le hizo la ilusión suficiente como para dejarle un buen sabor de boca.

Después de las primeras emociones, cantó Ramón “el gorrino favorito”. Sigue diciendo el buen hombre que no se reconoce en los videos que emiten en la gala porque él no es un chulo. Supongo que todo el mundo tiene derecho a no querer reconocer su propia naturaleza. Cantó, ¡oh, Dios mío! “I’ve got you under my skin”, magistralmente interpretada en su día por Frank Sinatra. ¿Por qué tienen que hacer esto a canciones míticas? Era como si Christopher Cross estuviera imitando a La Voz (y que me perdone Christopher Cross...). Una versión pastosilla cantada por una voz pastosilla que resultó en una actuación pastosilla, como no podía ser menos.

Davinia “angelote copleril” hizo una impúdica propaganda de Chonchi Heredia cantando su “Dime corazón”. Empezó flojeando en la afinación, aunque como se sentía muy cómoda, fue mejorando a medida que avanzaba la canción. Siguieron Leti “con C” y Miguel “risitas”, cuya actuación era un claro alegato a favor de la pena capital para los responsables de vestuario. Trataron de interpretar un bolero también mítico, “Nosotros”, que resultó muy flojito. Es una lástima que ella no utilizara la voz que sabe hacer tan bien y que tanto me recuerda a Soledad (la de Presuntos Implicados). Con sus agudos marcados y fuertes estropeó el tono íntimo del bolero, que Miguel no supo dirigir, dejándose arrastrar por ella en todo momento.

Mario “soplillos” era el penúltimo en cantar, demostrando una vez más su enfrentamiento con el canario porcino y un buen sentido del humor, indicando que Ramón necesitaría empalmar dos calzoncillos para cubrir sus posaderas. En su línea de canciones movidas y similares, cantó “Sin documentos”, de Los Rodríguez. Al principio se sentó en la batería y dio un par de golpecitos con bastante desatino. Después siguió cantando en una interpretación digna de la Orquesta Chupinazo, famosa en Villamuriel de Abajo. Desafina. Mucho.

El último en actuar fue Vicente “horterísima”. Chaqueta horrible de tela de sofá barato con doble bolsillo espantoso, camiseta macarra, pelo graso engominado y zapatos de payaso. Con ese atuendo pretendió hacer una versión personal de “Por el amor de una mujer”, que volvió a ser una vulgar imitación de Nino Bravo. Para no perder la costumbre desafinó. Lamentable.

El público salvó a Noelia, tras lo cual Pumuky se empeñó en cantar a capella con ella un tema de la Oreja de Van Gogh. Me vi obligado a cambiar de canal porque no soportaba la asfixiante sensación de vergüenza ajena. Tras las despedidas de rigor, el jurado ejerció por fin el papel que siempre tuvo que haber desempeñado y valoró a los concursantes. Pensé que por fin se iba a hacer justicia con Vicente y Leticia, cada uno por un extremo diferente de la tabla, pero sólo me contenté a medias, porque Leticia quedó a pocos puntos de ser salvada directamente. Gracias a Dios, los profesores no siguieron su rutina habitual de salvar siempre a uno no rescatado con anterioridad y eligieron a Leticia. El valenciano fue salvado por sus compañeros dejando a Mario y Noelia como nominados de la semana.

Termino como siempre con algunos comentarios de Chal-ly, que no dejan de ser graciosos. Por cierto, ayer nos enteramos de que tiene 41 añitos...

A Bea cuando le comunica su expulsión: “No me gustaría que te fueras con un mal recuerdo” (no creo que se vaya con mal recuerdo, tan sólo le han echado por romperse una pierna...)
A Davinia “¡Te has salido! ¡Te has ido!” (¿de la Academia por una casualidad?)
A Ramón “gorrino” “¿Has hecho algo durante la semana para que no creamos que eres un chulo?” (vaaale, que a lo mejor se lo merece, bueeeno...)
A Manu Carrasco “Vas a presentar tu nuevo disco en Madrid, en el Palacio de los Deportes, ¿verdad?” (sí, entre grúas, escombros y obreros. Es tan buen sitio como otro cualquiera...)

Sin más, y con mis mejores deseos para la corta semana, se despide su siempre dicharachero reportero

Torri Mason
© 2003 PRODIGIOS INTERACTIVOS S.A. Todos los derechos reservados. Información de la compañia